Fuente de miniprovoleta y tomate redondo grillado

Para hacer esta receta, sí o sí neceistas una una sarten gruesa, preferentemente
de hierro o una de teflón para que las provoletas queden bien doradas, 
crocantes por fuera y cremosas en el centro 
Cortá los tomates y las provoletas en rodajas del mismo ancho 
Calentá la sartén de hierro a fuego medio, ponele aceite de oliva, un ajo aplastado 
y unas ramas de tomillo. Dorá las rodajas de tomate unos minutos de cada lado. 
Sacalas y calentá la sartén por unos minutos más (la sartén tiene que estar bien 
caliente, sino las provoletas no se van a dorar sino a derrertir) Dorá las 
provoletas, primero de un lado y después del otro. 
En una fuente, colocá las rodajas de tomate, encima las provoletas doradas, 
apenás aceite de oliva y alguna hierba que te gustes. Se sirven y se comen 
apenas salen de la sartén. 

Volver